≡ Menu

Nóminas cobradas con atraso

En el artículo anterior vimos la fiscalidad de las cantidades cobradas como consecuencia del despido del trabajo. Sin embargo existe otra problemática fiscal a la hora de imputar importes que se han devengado en un periodo y que por diversas razones nos lo abonan en otro distinto y que desgraciadamente a causa de la actual crisis se da con demasiada frecuencia.

Cuando por causas ajenas a nuestra voluntad nos pagan la nómina con retraso fuera del año en el que eran exigibles (por ejemplo nominas del 2010 cobradas en 2011) no nos quedará más remedio que hacer una nueva declaración del año en que debíamos haberlas computado incluyendo el importe que hemos cobrado en el actual. Es decir, Hacienda nos viene a decir que aunque la hayamos cobrado tarde tenemos que incluirla en el año que le corresponde pero que como ya hemos hecho la declaración de ese año, entonces quiere que le hagamos otra incluyendo todos los concepto y la presentemos sin olvidarnos de marcar la casilla correspondiente a “declaración complementaria por atrasos en rendimientos del trabajo” para que ellos puedan eximirnos de recargos, multas o intereses. Si los atrasos se corresponden con el año a declarar (en nuestro ejemplo 2011) y lo cobramos antes de que finalice el plazo de presentación de la declaración (año 2012) entonces lo incluiremos en esta sin más y olvidándonos de la complementaria pero si se corresponden con años anteriores tendremos dos plazos en función de si lo cobramos entre primero de año y el inicio de la campaña de la renta o si recibimos el dinero cuando ya se ha iniciado o posteriormente. En el primero de los casos tenemos de plazo para presentar la complementaria antes de que la campaña de este año finalice y en el segundo de los casos el plazo se puede alargar como máximo hasta el fin de la campaña del 2012, es decir, hasta prácticamente final de junio del siguiente año.

Si los atrasos son por las diferencias existentes después de la aprobación del convenio colectivo, en el que se reconocen subidas de remuneraciones con carácter retroactivo, estas se consideran exigibles en el año de publicación del convenio por lo que tendrá que incluirla en la declaración referida a ese año y así no tendremos que molestarnos en presentar declaración complementaria, y podremos utilizar ese tiempo para inscribirnos en un curso de petanca, por ejemplo.

Si los atrasos los recibimos como consecuencia de un proceso judicial tendríamos que incluirlos en el año en que se hace firme la resolución judicial computando como ingresos del trabajo el importe percibido en la declaración correspondiente a ese año salvo que percibamos la cantidad terminada la campaña en cuyo caso no nos libraríamos de la declaración complementaria.

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment